Cirugía refractiva con microqueratomo

Oftalmología

Publicado: 15/10/2012

La cirugía refractiva con microqueratomo es una de las opciones que existe para corregir defectos refractivos como la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo. Mediante este tratamiento, a un paciente se le pueden corregir una hipermetropía de hasta 4 dioptrías, un astigmatismo de hasta 5 dioptrías y una miopía de hasta 10 dioptrías.

Cuando hablamos de LASIK convencional o estándar, nos referimos a la cirugía refractiva con microqueratomo. Una cirugía donde uno de los puntos más delicados está en el momento en que el oftalmólogo emplea el microqueratomo. Se trata de una cuchilla mecánica que secciona una parte del tejido superficial de la córnea.

Decimos que es un punto delicado, porque si el oftalmólogo no realiza bien su trabajo y el tejido es demasiado fino, se corre el riesgo de producir una ectasia corneal o abultamiento, una rotura del colgajo o simplemente puede que se arrugue. Para entender mejor en qué momento de la operación ocurre, vamos a detallar paso por paso la cirugía refractiva con microqueratomo:

  1. Primero se coloca un anillo de succión sobre el ojo del paciente. Esto eleva la presión intraocular pudiendo producir una pérdida de visión momentanea.
  2. En segundo lugar se inserta el microqueratomo. Éste desplazará mecánicamente sobre el anillo para seccionar una parte del epitelio, creando así el colgajo.
  3. En tercer lugar se retira la succión y se levanta el colgajo de tejido corneal para proceder a la aplicación del láser excímer.
  4. Por último, se vuelve a colocar el colgajo en su sitio y se deja en reposo para que vuelva a unirse con el resto del tejido epitelial.

Son cuatro pasos relativamente sencillos y que se realizan en menos de veinte minutos. Sin embargo por accidente o por falta de pericia del oftalmólogo se pueden producir una serie de complicaciones por usar el microqueratomo: orificios en el botón corneal “bottom-hole”, colgajos demasiado finos, amputación del colgajo, colgajos incompletos o irregulares, y ya de forma excepcional la perforación corneal.

Para evitar todos estos riesgos la tecnología LASIK ha ido evolucionando, y hoy en día las clínicas oftalmológicas que cuentan con las tecnologías más avanzadas emplean el láser de femtosegundo en lugar del microqueratomo.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.