Coronavirus

Información importante sobre el Coronavirus para pacientes y oftalmólogos

Esta es información importante sobre el Coronavirus para pacientes y oftalmólogos. Ayuda a detectar la enfermedad y prevenir los contagios, algo esencial para frenar la pandemia. Este nuevo coronavirus, conocido como coronavirus del síndrome respiratorio agudo severo 2 (SARS-CoV-2), que anteriormente se conocía con el nombre provisional de 2019-nCoV, es un virus altamente contagioso puede causar una grave enfermedad respiratoria conocida como COVID-19.

Cómo afecta el Coronavirus a los ojos

Varios informes sugieren que el virus puede causar conjuntivitis y posiblemente ser transmitido por contacto de aerosol (partículas diminutas en suspensión) con la conjuntiva. La conjuntivitis produce ojos llorosos, hinchados y enrojecidos, picores, ardores, sensibilidad a la luz y dependiendo del tipo de conjuntivitis puede que aparezca mucosa.

Los pacientes que acuden al oftalmólogo por conjuntivitis y además tienen fiebre y síntomas respiratorios como tos o dificultad para respirar podrían representar casos de COVID-19. Si usted o algún conocidos ha viajado recientemente a zonas especialmente afectadas como Madrid, Cataluña, País Vasco o al extranjero, en particular a zonas con brotes conocidos como China, Irán, Italia, Japón y Corea del Sur, debe comunicarlo al oftalmólogo.

Recomendaciones para evitar el contagio a pacientes y oftalmólogos

Las autoridades sanitarias destacan el lavado de manos de pacientes, ópticos y oftalmólogos antes y después de cada asistencia médica. Además los oftalmólogos deben tener especial cuidado en la exploración de pacientes. Tanto por la proximidad de nariz y boca del paciente durante la exploración oftalmológica como por la exposición a lágrimas que potencialmente podrían contener virus.

Por tanto se recomienda la protección de la boca, la nariz y los ojos cuando se atiende a pacientes potencialmente infectados por el SARS-CoV-2. El paciente debe entender que es una medida preventiva por su bien y por el de los demás pacientes.

El virus que causa COVID-19 es con toda probabilidad susceptible a los mismos desinfectantes a base de alcohol y lejía que los oftalmólogos usan comúnmente para desinfectar los instrumentos oftálmicos y los muebles de la consulta. Para prevenir la transmisión del SARS-CoV-2, se recomiendan las mismas prácticas de desinfección ya utilizadas para prevenir la propagación en la consulta de otros patógenos virales antes y después de cada encuentro con el paciente.

Evidencia científica sobre pacientes con COVID-19

Como hemos explicado anteriormente el virus SARS-CoV-2 puede causar una enfermedad respiratoria denominada COVID-19. Entre las complicaciones graves figura la neumonía.

Los pacientes con COVID-19 suelen presentar síntomas respiratorios, como fiebre, tos y disnea. Entre otros síntomas cabe destacar también la conjuntivitis. Estos síntomas pueden aparecer entre 2 y 14 días después de la exposición.

Estas son algunas evidencias científicas publicadas hasta la fecha:

  • En un estudio de Journal of Medical Virology de 30 pacientes hospitalizados por COVID-19 en China, 1 tuvo conjuntivitis. Ese paciente -y no los otros 29- tenía SARS-CoV-2 en sus secreciones oculares. Por tanto, el SARS-CoV-2 puede infectar la conjuntiva y causar conjuntivitis, y las partículas del virus están presentes en las secreciones oculares.
  • En un estudio más amplio publicado en el New England Journal of Medicine, los investigadores documentaron «congestión conjuntival» en 9 de 1.099 pacientes (0,8%) con COVID-19 confirmado en laboratorio de 30 hospitales de toda China.

Esto quiere decir que la enfermedad COVID-19 se puede transmitir por secreción conjuntival en pacientes con conjuntivitis. No obstante también se observa que es infrecuente, ya que esta manifestación se está presentando en menos del 1% de los pacientes con la enfermedad.

El problema es que las diferentes formas de conjuntivitis (alérgica, bacteriana, vírica, etc.) traen muchos pacientes a la consulta del oftalmólogo. Especialmente en primavera se producen las conjuntivitis alérgicas, lo que atrae aún más pacientes que podrían estar infectados. Además inevitablemente muchas exploraciones se realizan a menos de 1 metro de distancia lo que obliga a extremar las medidas de higiene para prevenir el contagio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.