Prótesis oculares, qué son y cómo se hacen

Para adaptar las prótesis oculares es fundamental contar con optometristas especializados. Estos ojos artificiales se fabrican artesanalmente copiando el aspecto del ojo sano. Es una solución totalmente personalizada que permite restaurar el aspecto facial y lograr una mirada muy natural.

Desde hace años existe un convenio que permite a los pacientes que han perdido un ojo acudir a las clínicas privadas para que les adapten una prótesis ocular totalmente individualizada. En estos casos la Seguridad Social cubre parte del coste de la prótesis.

¿Qué son las prótesis oculares?

Después de extraer el globo ocular mediante cirugía le colocarán una prótesis interna para recuperar la cavidad anoftálmica. Esta primera prótesis es permanente y no será visible, sirve para ocupar la mayor parte del espacio que ha quedado. Una vez curado se le coloca un conformador, es una especie de cascarilla blanca o transparente que evitará que los párpados se contraigan.

El conformador es una solución temporal hasta que se fabrica su prótesis ocular externa. El proceso de fabricación es totalmente artesanal, el objetivo es replicar el aspecto de su ojo sano. No es una tarea sencilla, sobre todo si tenemos en cuenta que el iris es tan único como una huella dactilar. Incluso el blanco de los ojos se replica imitando los vasos sanguíneos y otros detalles.

Cómo hacen un ojo artificial

En primer lugar es necesario crear un molde para que la cascarilla final se adapte perfectamente a la cavidad orbitaria. Este procedimiento se realiza en la consulta y permite crear una pieza única y ergonómica. Esto es esencial para que el paciente no sufra molestias cuando lleve puesta su prótesis ocular.

En su elaboración se emplea Polimetilmetacrilato (PMMA), una resina acrílica que será endurecida y pintada a mano. Este material no produce alergia, es de larga duración y permite conseguir resultados totalmente realistas. Es una pequeña obra de arte que requiere horas de trabajo por parte de varios especialistas con años de experiencia.

La clásica prótesis de cristal ha quedado totalmente desfasada. Con estas nuevas prótesis más ligeras el paciente puede llegar a mover el ojo artificial. Con ellas podrá hacer vida normal y disfrutar de actividades como practicar deporte o bañarse en la piscina.

Sin duda, la pérdida de un ojo es un episodio muy traumático para cualquier persona. Por eso la adaptación de una prótesis ocular les permite mejorar muchísimo su autoestima. Trabajamos con los mejores fabricantes de prótesis oculares de España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.