Enfermedades de retina en mayores

Como vería este artículo alguien con DMAE

Muchas personas mayores sufren problemas de visión, de hecho se estima que 1 de cada 3 personas mayores de 55 años sufre alguna patología de retina, la hay graves y menos graves, pero entre las mas habituales podemos mencionar la degeneración macular asociada a la edad, la retinopatía diabética y las enfermedades derivadas de la alta miopía.

De estas tres enfermedades, a la degeneración macular asociada a la edad la mas preocupante, ya que en la actualidad es la principal causa de ceguera en nuestro país. La DMAE se clasifica como húmeda o seca, siendo la DMAE húmeda la culpable de la mayoría de los casos de pérdida grave de visión, algo que puede deteriorar notablemente la calidad de vida del paciente.

DMAE Seca o atrófica

La DMAE seca o atrófica es la más común, se puede decir que 3 de cada 4 afectados por esta enfermedad tienen DMAE seca. Estas personas experimentan un deterioro lento pero progresivo, por lo que poco a poco vamos perdiendo visión en el centro de nuestro campo visual.

DMAE húmeda o exudativa

La DMAE húmeda o exudativa se produce cuando crecen pequeñas venas anormales que acaban destruyendo la mácula y que conducen a una rápida pérdida de visión en el centro del campo visual. Al contrario que la DMAE seca, aquí la evolución es rápida y por ello si no se trata a tiempo muchos pacientes corren el riesgo de perder la vista.

Para la DMAE seca no existe tratamiento eficaz, por ahora lo que se consigue a frenar su progresión. Par ala DMAE húmeda existen fármacos antiangiogénicos que intentan frenar el crecimiento de vasos sanguíneos, lo bueno es que en un elevado porcentaje de los casos, permiten frenar el avance de la enfermedad, aunque no suele recuperarse toda la visión perdida.

En caso de duda, o si detecta alguno de estos síntomas, es importante acudir al oftalmólogo para recibir tratamiento lo antes posible. Además, como medida preventiva, se recomienda a las personas mayores llevar un estilo de vida saludable, evitar vicios como el alcohol o el tabaco, y realizar revisiones regulares a partir de los cincuenta años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.