Venas rojas en los ojos

En la parte blanca del ojo tenemos muchos capilares, lo que ocurre es que normalmente no son visibles. Sin embargo, cuando se hinchan vemos venas rojas en los ojos a simple vista y esto puede ser una preocupación. Lo que antes era blanco ahora tiene líneas rojas e incluso pueden aparecer manchas, ante todo debemos mantener la calma, vamos a explicar las posibles causas.

La parte blanca del ojo se llama esclerótica, cubre casi toda la superficie del ojo y está formada por tres capas. La más superficial sirve para que el ojo se deslice con facilidad. La capa intermedia está compuesta mayormente por fibras de colágeno. En cambio, la capa más interna está compuesta principalmente por vasos sanguíneos. Cuando alguno de estos vasos se inflama sale a relucir y nos preocupa porque quizás pensábamos que en esa parte del ojo no había venas.

Causas de las venas rojas en los ojos

Diversas enfermedades pueden provocar que aparezcan venas rojas en los ojos, como por ejemplo la hipertensión. Sin embargo en la mayoría de los casos, si no tenemos molestias ni ningún otro síntoma, no nos debemos preocupar. Lo más probable es que hayan aparecido tras un golpe, por la tos o los estornudos fuertes. También puede ocurrir si hemos forzado la vista pasando mucho rato frente a una pantalla, o con cualquier otra actividad que requiera un uso continuado de la visión de cerca, como leer o coser.

Eventualmente estos capilares hinchados pueden romperse, suena mal pero no tiene mayor importancia. Cuando esto ocurre se formarán manchas rojas que llamamos hemorragias subconjuntivales, que suena aún peor. Además estas manchas rojas pueden llegar a ocupar buena porción de la parte blanca del ojo.

A nadie le gusta tener sangre en el ojo pero, como hemos comentado, la esclerótica alberga un gran número de vasos sanguíneos, por tanto es algo normal. Aunque tenga un aspecto preocupante no es nada peligroso y suele desaparecer en pocos días. Es como cuando cae una gota de sangre en un lavabo blanco, llama mucho la atención pero es sólo una gota.

Ahora bien, si experimentamos molestias, si el problema persiste muchos días o se repite con frecuencia, es conveniente acudir al oftalmólogo. Es posible que simplemente nos recomiende unas lágrimas artificiales, pero es importante su evaluación para descartar cualquier enfermedad.

Si te han aparecido venas rojas en los ojos o manchas de sangre, ya sabes a qué se debe y cómo debes actuar. Si tienes alguna otra pregunta puedes dejar un comentario a continuación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *